“Observe, después comparta”

Mariana, una nueva doula enfocada en el postparto, llega a su primera visita domiciliaria con Camila, una nueva madre. Camila tiene 21 años y vive con sus padres mientras su esposo trabaja fuera del país. Su bebé nació de término y saludable. Camila dice “no saber nada acerca de bebés” pero tiene ese brillo que el entusiasmo (y aumento de adrenalina) y la madre naturaleza dan a los nuevos padres.

Mariana da un vistazo a las notas que ha tomado en el taller sobre postparto. Wow, hay tantas cosas que deberían cubrirse en esta importante primera visita. ¿Tienes ayuda mientras tu marido no está? ¿La matrona te contó acerca de ayudar a tu bebé a dormir sobre su espalda? ¿Piensas que el bebé puede ver tu rostro? La cabeza de Mariana da vueltas mientras se pregunta por dónde empezar.

La semana pasada Mariana completó el taller de HUG Your Baby en el departamento de salud, y está entusiasmada de integrar esta información a su trabajo. Ella recuerda que la profesora dijo, “Si alguna vez se sienten confundidos acerca de qué hacer a continuación, solo observen, luego compartan.” La profesora explicó que Observar el comportamiento del bebé y luego Compartir esa conducta con los padres puede crear una conexión importante con los nuevos padres.

Mariana se esforzó mucho en el taller para ganar nuevos conocimientos y habilidades de observación e interacción con recién nacidos. Ella observa al hijo de Camila, Samuel, y comenta “Oh, veo que él está en la Estado de Alerta. Él se ve listo para jugar con nosotras.”

Mariana tiene razón. Los ojos de Samuel están brillantes, su cuerpo está tranquilo, y su respiración es calma y regular. Mientras su madre se estira para tomar su vaso que está en la mesa, Samuel la sigue con su mirada.

“Oh, veo que él te está mirando en este momento,” exclama Mariana. Camila entiende lo que Mariana quiere decir y rápidamente se une al juego. Ella inclina su cabeza lentamente en la otra dirección, y Samuel sigue su rostro. “¡Eres un hombrecito tan inteligente!” Camila se ríe mientras toma en brazos a su hijo.

En ese momento Mariana nota que Samuel empieza a cambiar. Sus ojos comienzan a enfocarse hacia abajo, lejos del rostro de su madre, y se pone un poco pálido. Su barbilla tiembla y su cuerpo se rigidiza un poco. “Oh, ¿crees que ya lo aburrí?” pregunta Camila.

Pero Mariana recuerda rápidamente algo que acaba de aprender en clases. “Oh, no,” explica amablemente. “Samuel solo está mostrando un poco de SOS, o Signo de Sobre-estimulación. Eso es muy normal en recién nacidos. Enfajémoslo por un minuto y veamos que pasa.

Camila se sorprende al ver que al estar enfajado por unos minutos, Samuel es capaz de mirar hacia su madre de nuevo; él incluso se gira en dirección a su madre cuando ella susurra su nombre.


“¡Wow, eres tan inteligente! ¡Voy a cuidarte tan bien!” se ríe. Camila abraza a su bebé mientras Mariana cubre algunas de las preguntas importantes de sus apuntes. Usar la Estrategia HUG Observe, después Comparta con la conducta de este bebé creó un momento de aprendizaje como los que los profesionales anhelan en sus visitas.